Su primera consulta

Es importante que NO lleve puestas lentes de contacto cuando vaya a su consulta de evaluación ya que esto imposibilita la medición correcta del ojo puesto que llevar lentillas cambia temporalmente la forma de la superficie del ojo. Las lentillas blandas deben quitarse al menos 24 horas antes de la consulta y las de gas permeable o duras al menos una semana antes.

En la consulta se tratarán diversos temas, incluidas las razones por las que se desea proceder con la cirugía ocular y los resultados esperados. Por lo general, las personas con poco o moderado defecto de refracción pueden esperar muy buenos resultados, pero es posible que las personas con peor visión sigan necesitando gafas para algunas actividades.

También se le preguntará acerca de sus problemas oculares actuales o pasados, como infecciones o lesiones, así como acerca de su estado de salud general.

Después le realizarán una serie de pruebas y mediciones:

  • Se comprobará su visión sin gafas o lentes de contacto, la prescripción de las gafas y la capacidad de los ojos de integrar la visión (visión binocular).
  • A las personas con hipermetropía normalmente se les realizará una prueba más para detectar cualquier defecto de refracción oculto. Se utilizan gotas para los ojos con el fin de relajar los músculos oculares de enfoque. Las gotas pueden picar durante unos segundos, pero no causan dolor; sin embargo, pueden nublar la visión durante unas 24 horas, así que no podrá volver a casa conduciendo.
  • Se toma una imagen computarizada de la superficie ocular (la córnea) y mediciones de ultrasonido para comprobar su forma y grosor. Si la córnea es demasiado delgada, es posible que LASIK no sea la técnica indicada para usted.
  • Se realizarán pruebas para excluir cualquier enfermedad del ojo como cataratas o glaucoma. Estas pruebas incluyen la comprobación de la estructura del ojo con un microscopio especial, la medida de la presión ocular y la revisión de la retina, el fondo del ojo. Es posible que se utilicen gotas para dilatar el ojo, lo que causará visión borrosa temporal.
  • También se comprobará el tamaño de la pupila en condiciones de poca luz, ya que las personas con pupilas grandes pueden necesitar un área de tratamiento mayor para minimizar el riesgo de aberraciones en la visión nocturna, como halos, resplandor o imágenes fantasma.

Basándose en los resultados de estas pruebas, el cirujano puede recomendar algunas técnicas nuevas para mejorar su intervención LASIK:

  • Se puede utilizar un analizador de frente de onda para detectar irregularidades naturales en la estructura del ojo. De este modo, el tratamiento láser se puede personalizar para optimizar su intervención LASIK.
  • Como los ojos de algunas personas giran al estar tumbados, se puede recomendar la utilización de una técnica llamada registro del iris (parecida a los escáneres oculares de seguridad). Esta técnica crea un mapa de puntos en el iris y ajusta el tratamiento láser para compensar la rotación.

Algunas o todas estas evaluaciones iniciales las puede llevar a cabo un optometrista, pero es importante que el cirujano examine personalmente sus ojos, discuta las distintas opciones de cirugía que tiene a su disposición y le explique los riesgos y ventajas de cada procedimiento. Otras posibles opciones incluyen PRK o LASEK. Haga clic aqu ípara ver más información sobre técnicas alternativas.