Cómo funcionan los ojos

En un ojo con visión perfecta, los rayos de luz pasan a través de la córnea y la lente (en la parte delantera del ojo) y se enfocan directamente en la retina en la parte de atrás del ojo para producir una imagen nítida.
Los ojos varían en tamaño y proporción de una persona a otra, igual que cualquier otra parte del cuerpo. Un ojo perfecto tiene una córnea uniformemente redondeada que enfoca la luz justo en la retina produciendo una visión perfecta. Si la córnea es demasiado plana o el ojo tiene una forma un poco diferente, el punto focal natural puede estar un poco por delante o por detrás de la retina. A esto se le conoce como defecto de refracción y el resultado es una imagen borrosa.
Existen tres condiciones habituales que representan el 95% de los defectos de refracción: miopía, hipermetropía y astigmatismo.

A. Miopía:

La imagen se enfoca por delante de la retina. Los objetos cercanos por lo general se pueden ver con nitidez, pero los que están lejos se ven borrosos.

B. Hipermetropía:

La imagen se enfoca de forma natural detrás de la retina. Los objetos distantes, por lo general, se pueden ver con nitidez, pero los que están cerca se ven borrosos.

C. Astigmatismo:

Habitualmente se debe a que la córnea está más abruptamente curvada en una dirección que en la otra. Los objetos aparecen estirados o alargados en la dirección del astigmatismo.

Existen distintos tipos de cirugía ocular para corregir la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. Su cirujano ocular podrá recomendarle las opciones más idóneas para usted, según el tipo de defecto de refracción, el estado global de salud de sus ojos, su estilo de vida y su salud general.