Complicaciones de la cirugía LASIK

Al igual que en todos los procedimientos quirúrgicos, existe la posibilidad de que ocurra alguna complicación y efectos secundarios relacionados con la intervención LASIK. Algunos de ellos, como ver halos alrededor de objetos, eran mucho más habituales con los primeros equipos de láser que trataban un área mucho más pequeña que los equipos de láser que se utilizan hoy en día.
Su cirujano deberá discutir con usted los riesgos individuales de posibles efectos secundarios junto con las ventajas del procedimiento de forma que pueda tomar una decisión con conocimiento de causa sobre si desea seguir adelante.

Estos son algunos de los efectos secundarios de una intervención LASIK:

Reducción de la calidad de la visión
Existe un riesgo (entre el 2,7% y el 4,8%) de reducción de la calidad de la visión tras un procedimiento LASIK. Es posible que las personas afectadas puedan leer dos líneas menos en una escala de lectura optométrica, incluso llevando gafas con la prescripción adecuada.

Infra o sobrecorrección del defecto de refracción
Los ojos de las personas cicatrizan de distinta forma y a diferentes ritmos y esto puede suponer que no se logre la corrección visual esperada. Cuando ocurre esto, es posible que le ofrezcan una segunda intervención (conocida como mejora) o que tenga que utilizar gafas o lentes de contacto para algunas actividades. Las tarifas de las intervenciones de mejora varían desde un 5% a un 15%.

Presbicia
La presbicia es la dificultad para leer sin gafas que, habitualmente, aparece de forma natural poco después de cumplir 40 años. Puede suceder que las personas miopes no necesiten gafas para leer cuando desarrollan la presbicia ya que simplemente con retirar las gafas de ver de lejos obtienen el nivel adecuado de corrección visual. Sin embargo, una persona miope a la que se haya corregido su miopía con eficacia por medio de una intervención LASIK, tendrá una visión normal y, por tanto, es probable que necesite usar gafas de lectura cuando alcance los 40 años de edad.

Dificultad para llevar lentes de contacto
Si se necesita corrección visual adicional después de una intervención ocular con láser, será más difícil utilizar lentes de contacto ya que se ha cambiado la forma de la córnea.

Inestabilidad de la córnea
Si la córnea se debilita porque se haya retirado demasiado tejido durante la intervención LASIK, el centro corneal puede abombarse, causando una irregularidad en la superficie ocular y, por tanto, una calidad visual reducida. En la evaluación preoperatoria, el cirujano tomará medidas para asegurarse de que queden intactos 250 micrones de profundidad de la córnea tras el procedimiento LASIK, el nivel de seguridad generalmente aceptado.

Disminución de la visión por la noche o en condiciones de luz escasa
Los problemas de visión nocturna incluyen resplandor, halos y destellos de luz alrededor de los objetos por la noche o en condiciones de luz escasa y, en algunas personas, estos síntomas pueden interferir con sus actividades habituales, especialmente conducir por la noche. Con frecuencia, la disminución de la visión nocturna es temporal y dura entre cuatro y seis semanas, pero hay personas que continúan experimentando estos síntomas durante más tiempo. Estos problemas son más habituales en personas con pupilas especialmente grandes.

Sensibilidad ocular
Durante los primeros meses después de la intervención, es bastante común que el ojo esté ligeramente más sensible al tacto, pero esta sensibilidad no suele ser aguda. El problema persiste en menos del 1% de los pacientes.

Ojo seco
La mayoría de las personas experimentan síntomas de ojo seco inmediatamente después de la cirugía láser porque se han cortado los nervios de la superficie. El uso de gotas lubricantes normalmente alivia la irritación, pero en algunos casos es necesario colocar un tapón en la abertura del conducto lagrimal para reducir el drenaje de lágrimas.

Desprendimiento de retina
Las personas con miopía tienen un mayor riesgo de desprendimiento de retina y este riesgo no se reduce con la cirugía ocular con láser.

Otros problemas poco comunes incluyen:

  • corte incompleto del "flap" corneal (normalmente se remedia con la repetición del procedimiento unos meses más tarde)
  • pérdida o daño excesivo del "flap" corneal
  • "flap" corneal despegado, que puede requerir puntos para mantenerlo en su lugar
  • inflamación causada por restos o fibras bajo el "flap" corneal
  • crecimiento de la capa superficial (tejido epitelial) de la córnea debajo del "flap" corneal
  • arrugamiento del "flap" corneal
  • sangrado o bloqueo de la arteria retiniana u otros vasos sanguíneos
  • penetración del ojo por el microquerátomo y posible pérdida del ojo debido a hemorragia o infección (muy poco frecuente).